Marzo de 2023. Cargill a través de sus negocios en Centroamérica: Cargill Proteína Latinoamérica, Cargill Nutrición Animal y Cargill Business Services, se esfuerza por crear un entorno de trabajo conscientemente inclusivo, en el que las mujeres están empoderadas y pueden sentirse “bienvenidas, valoradas y escuchadas”.

Una de las experiencias laborales más enriquecedoras, pero también desafiantes para Cinthia Almendares fue su rol como supervisora de Ventas en Cargill Honduras hace 13 años y medio, una posición que tradicionalmente era dominada por hombres, la gran parte del trabajo en el terreno y a quien le tocó liderar un equipo de alrededor de 60 personas, la mayoría hombres.

“Se requería de todo mi carácter y empatía para poder guiar correctamente a nuestra gente y, en situaciones más serias, también era necesario tomar las medidas correctivas correspondientes en casos relacionados con violaciones a nuestras políticas de seguridad o comportamientos inapropiados”, recuerda esta líder, quien es parte de la compañía desde 2010.

Cinthia Almendares, gerente de Mercadeo Estratégico Regional para Centroamérica y Colombia en Cargill Honduras.
Cinthia Almendares, gerente de Mercadeo Estratégico Regional para Centroamérica y Colombia en Cargill Honduras.

No obstante, dicha posición le brindó las bases sólidas para su crecimiento dentro de Cargill, pues le permitió trabajar de cerca con el activo más importante de la empresa: la gente. Hoy ella es la gerente de Mercadeo Estratégico Regional para Centroamérica y Colombia, su séptimo cargo que apuntala a continuar consolidando una carrera profesional fructífera en la compañía.

“A lo largo de estos casi 14 años en Cargill he tenido la oportunidad de liderar equipos multidisciplinarios, impulsando proyectos de rentabilización para el negocio, liderando estrategias comerciales para los diferentes segmentos de mercado, también he tenido la responsabilidad de ejecutar y definir la estrategia de innovación del negocio, así como la potencialización del liderazgo de nuestras marcas en la región. Todo esto se logra mediante un conocimiento profundo del negocio y el mercado y ampliando mis conocimientos constantemente”, confiesa.

El peldaño roto.

Cargill, como parte de su enfoque para ayudar a todas las mujeres a crecer, se ha comprometido a abordar activamente el “peldaño roto”, que es la disparidad de género en el primer paso desde el nivel de entrada hasta el gerente, donde las mujeres pierden terreno inmediatamente frente a los hombres en el avance profesional.

Como prueba, el testimonio y caso de Cinthia, representa esa apuesta de la compañía para superar los peldaños rotos, ya que para Cargill tener equipos más inclusivos en cuanto al género no solo es lo correcto, sino que es imperativo del negocio.

“Personalmente, he visto como más y más mujeres ven a Cargill como una empresa donde quieren laborar. Hoy en día, la inclusión de mujeres en los diferentes puestos en la compañía ha demostrado que equipos diversos son equipos ganadores. Me siento muy orgullosa de saber que en Cargill tenemos una cultura organizacional basada en principios y valores, donde cada uno puede ser como es, donde las oportunidades están abiertas para todos, y donde no tenemos roles exclusivos para un género”, destaca orgullosamente esta ejecutiva.

Alejandra Cifuentes, líder de Recursos Humanos de Cargill Guatemala
Alejandra Cifuentes, líder de Recursos Humanos de Cargill Guatemala

Precisamente, para cerrar esa brecha, Cargill está avanzando hacia la paridad de género, inspirando la inclusión a nivel local en todos sus negocios y geografías. Para Alejandra Cifuentes, líder de Recursos Humanos de Cargill Guatemala, esto implica que todos los líderes de la operación regional y global deben asumir una responsabilidad genuina y mostrar sensibilidad hacia esta causa.

“No es solamente mencionar que estamos trabajando por esto, es realmente abrazarlo, comprometerse, comenzar a cambiar nuestras palabras, nuestros comentarios, nuestras referencias. Eso ayudará a crear una paridad de género y una inclusión activa porque tampoco se trata de llenar una cuota o fijar un objetivo a la ligera, es generar estas iniciativas e incitar a nuestras colaboradoras a optar a roles más complejos”, señala Cifuentes, quien entró a la operación de Cargill de ese país en 2009 como analista de nómina y ha logrado trascender en la compañía, además de ser testigo de todas las transformaciones de la organización.

“Cuando inicié era casi nula la participación de mujeres en posiciones de liderazgo, hoy en día me atrevería a decir que en Cargill toda mujer se siente valorada, respetada y con coraje para lograr sus objetivos laborales y personales, nuestros niveles de compromiso lo demuestran así. Es gratificante que Cargill sea uno de los mejores empleadores para las mujeres porque a través de la Red de Apoyo o las iniciativas de desarrollo de carrera se valora a las personas por lo que son y no por su género”, afirma.

Adicionalmente, para Cargill la inclusión va más allá de tener más mujeres en puestos de liderazgos, si no también de proporcionarle a todos sus colaboradores una experiencia de trabajo única, pasando por tener espacios seguros y con condiciones físicas adecuadas que brindan un entorno de trabajo conscientemente inclusivo.

¡A tomar nota!

Cifuentes y Almendares, son dos de las muchas mujeres líderes en Centroamérica que han encontrado en Cargill un espacio para crecer y desarrollarse de manera integral, sin embargo, recomiendan algo esencial a las mujeres que buscan avanzar en sus carreras: la constante formación.

“No sean temerosas, confíen en su potencial y continúen, preparándose, dedíquense tiempo e inviertan en su desarrollo. Muchas veces nos vemos cohibidas de seguir invirtiendo en nosotras, pero no es así, es perspectiva, lucha y un compromiso propio”, dice Cifuentes.

“Propónganse metas claras y alcanzables a través de pequeños éxitos, manténganse actualizadas, aprendan habilidades nuevas, sean curiosas, no tengan miedo a aplicar a posiciones históricamente para hombres, hay que autorretarse de manera constante siendo competitivas consigo mismas que las oportunidades llegan y debemos estar listas para tomarlas”, puntualiza Almendares.