El Progreso, Yoro, 14 de junio de 2024 – En un esfuerzo conjunto para apoyar la educación y la nutrición infantil, AZUNOSA, con el apoyo de la Fundación FUNAZUCAR, brazo social de la agroindustria azucarera, y su aliado estratégico CEPUDO Food for the Poor, realizaron la entrega de 17 mil 700 libras de alimento para beneficiar a 14 centros educativos de educación preescolar del sector sur del municipio de El Progreso, departamento de Yoro.

El acto simbólico de entrega y lanzamiento del programa “Merienda con Dulzura” se realizó en el centro preescolar Miriam Bocok, de la comunidad de Agua Blanca Sur, donde participaron representantes de AZUNOSA y las organizaciones que impulsan esta iniciativa, docentes, alumnos y padres de familia. A través de este proyecto se beneficiará a 500 niños, cubriendo el 90% de los centros preescolares de la zona.

La importante donación de AZUNOSA consiste en  17 mil 700 libras de alimentos, suficientes para cubrir 4 meses de merienda escolar para los niños de los 14 centros educativos distribuidos en 9  comunidades cercanas al ingenio.

En ese sentido, el gerente de Asuntos Corporativos de AZUNOSA, Nelson Merino, manifestó que “La identificación de los 14 centros preescolares beneficiados se realizó en colaboración con las comunidades de influencia de AZUNOSA. Las escuelas se ubican a menos de 20 kilómetros de las instalaciones de la fábrica, facilitando la logística y asegurando un impacto significativo en las comunidades vecinas”.

Esta colaboración entre AZUNOSA, Funazucar y CEPUDO Food for the Poor es un ejemplo de cómo la unión de esfuerzos puede generar un cambio positivo en la nutrición de cientos de niños de la zona.

Por su parte, la directora de FUNAZUCAR, Elsa Osorto, dijo que “este apoyo se realiza en el marco de nuestro programa de donaciones que ejecutamos con la Asociación CEPUDO Food for the Poor, socio estratégico con quien impulsamos iniciativas de alimentación y salud en zonas azucareras, especialmente para el desarrollo de los niños”.

Con esta acción, AZUNOSA y el sector azucarero reafirman su compromiso con la comunidad, demostrando que su impacto va más allá de la producción de azúcar, contribuyendo activamente al bienestar y desarrollo de las generaciones futuras.